En Gambini, la mesa está muy bien servida

Nota Creada el
2012-10-03 14:47:50

Compartir



Una nueva estrella brilla en el firmamento gastronómico asunceno. Ubicado en el corazón de Villa Morra, este restaurante llegó para enamorar a todos desde su cocina y su esmerada atención.



Por Luis Fioretti

Detrás de todo proyecto siempre hay algo que contar. Y en el caso puntual del restaurante Gambini nos encontramos con la historia de dos entrañables amigas unidas por el buen gusto gastronómico y el afán de brindar a los demás, en el restaurante de sus sueños, lo que ellas siempre quisieron para sí mismas. El resultado, una realidad compartida con muchos de nosotros, amantes del buen nivel gastronómico.
Primero, Ana Paula Lippi y Mabel Vera Huel, propietarias de Gambini, decidieron que Villa Morra sea el lugar en el mundo donde esté ubicado su sueño. Su identidad se enfoca en ofrecer soluciones a los inconvenientes que ellas han visto en su experiencia personal, yendo a comer una y otra vez a diversos sitios paraguayos. Así dieron forma a una visión: dar la mejor atención y que los comensales sepan que allí se hace realidad aquello de que “el cliente manda.
Ante todo, es un lugar donde excitar los sentidos. Estos son mimados desde la entrada: “Siempre tuvimos la idea de un lugar chiquito, acogedor, donde la prioridad sea la buena comida y sobre todo la buena atención”, dice Ana Paula. Así, la ambientación lograda es acogedora, predominando una atmosfera de iluminación tenue que alcanza para observar la sobria decoración estilo “vintage”, marcada con la creatividad sumamente personal de sus dueñas, donde lo claroscuro es fundamental en su elegancia, acompañando en todo momento el toque musical acorde junto a los aromas y sabores propios de lo gourmet.
Esta suma de elementos hace del lugar un sitio versátil para toda ocasión, con una capacidad que alcanza los 80 comensales. Al entrar, un acceso a la derecha nos invita a una elegante barra, ofreciendo los clásicos tragos y bebidas, junto a un espacio de espera. De frente, por el corredor, accedemos a dos salones principales, que se abren a izquierda y derecha de nuestra perspectiva.
Pero eso no es todo, ya que Gambini cuenta con un espacio especial para que 16 fumadores puedan sentirse a gusto y un patio que puede recibir fácilmente a 12 personas,  que se verán ante una bella piscina con cascada.
Mención aparte merece el sector VIP.  Ubicado en la parte superior,  destaca por el ambiente aun más refinado, con su gran mesa redonda para 10 personas, portadora de una vajilla diferente al resto del lugar. Cuenta también con un balcón y áreas exclusivas de aseo personal, todo pensado en la importancia que amerita quienes reservan este lujoso apartado dentro del  ya extraordinario local.

LO GASTRONÓMICO Y EL SERVICIO. Ana Paula y Mabel piensan que, si lo que se hace en la cocina sale bien pero la atención no acompaña, entonces algo no encaja en ese lugar. Por ello, justamente para evitar tal falencia, Gambini apostó fuerte a la capacitación de sus colaboradores de salón. La formación que reciben los hace capaces de acompañar al cliente en el camino gastronómico, tanto como en bebidas, especialmente los vinos, gracias a la labor de capacitaciones a cargo de la sommelier española Silvia “Labibi” Huguet. Así, queda claro que Gambini busca un diferencial en el servicio.
Pero claro, la esencia de todo restaurante está en su carta. Gastronómicamente, la identidad de Gambini es fuertemente internacional, enfocada en la comida mediterránea, especialmente italiana, también fruto de la experiencia personal de sus dueñas. Su concreción estuvo en manos del chef Roger Oviedo, formado profesionalmente en los ambientes gourmet de Argentina y otras partes del mundo, como Canadá y diversos países europeos.
Los sabores de Gambini hacen hincapié en su esencia, conservando cada elemento su unicidad. En esta primavera, se buscan sabores suaves y claros pero, afirma Ana Paula, “si usted no encuentra en nuestra carta lo que busca, no lo dude, solicítelo, ¡Gambini lo hará para su deleite!”.
Cuando vos, amigo lector, visites este lugar, acordate de un punto clave: las fabulosas pastas. Sus sabores únicos radican en ser artesanales, hechas en el mismo establecimiento con insumos selectos. Encontramos los clásicos espaguetis, fetuccinis, penne rigate, gnocchi, ravioles, lasagnas, tortellinis y risottos, todos hechos en el día.
En plena entrevista pude degustar el Antipasto de la casa, muy suculento con delicias mediterráneas, y un Risotto con hongos. Puedo decir que hace años no probaba un arroz tan en su punto como aquí.

LA CAVA. El vino es un punto especial en este restaurante. Si bien la cava no es gigante, el dicho popular “lo bueno  viene en envase pequeño” se aplica a la perfección aquí, ya que hay suficientes etiquetas y variedades para satisfacer una gran diversidad de gustos.
Sus prolijos y elegantes espacios guardan las botellas en forma, junto a una iluminación que cuida del vino a la vez de permitir exponer nombres tan caros a nuestro paladar como Santa Julia, Santa Carolina, Navarro Correas, Cousiño Macul, Finca La Linda, La Escondida, Nieto Senetiner, Familia Zuccardi, DV Catena, Angélica Zapata, Altos Las Hormigas o los famosos vinos de Ricardo Santos, entre tantos otros. Sin embargo, son sus estrellas las etiquetas de Luigi Bosca, la primera opción de Gambini, según explican sus propietarias.
Un detalle importante es que la cava está abierta al visitante: así, el comensal puede elegir in situ el vino de su gusto, personalmente. Si los ánimos no acompañan para tal solemnidad, no te preocupes, el personal de salón está preparado: todas tus consultas al respecto serán atendidas, estando los mozos prestos a recomendar la etiqueta adecuada para el plato elegido. O, incluso, se puede optar por  algo aun más sencillo: seguir la recomendación de maridaje que acompaña a cada plato de la carta, que no defraudará.
“Hasta el día de hoy, podemos decir que todos los clientes tuvieron el vino que querían. Los que tenemos aquí son los que la gente busca”, destaca Ana Paula.

PARA DISFRUTAR ESTE SUEÑO. Gambini abre de lunes a viernes en al mediodía y de lunes a sábado de 20.00 a 01.00. Se encuentra en la calle Cruz del Chaco 365 casi J. Eulogio Estigarribia (la continuación de la Av. Boggiani), en pleno Villa Morra. Para reservas, los números telefónicos son 601 440 y 624 710, mientras que la línea celular es 0981 131 200. También podés reservar por correo electrónic escribiendo a reservas@gambini.com.py. Además, podés visitar el sitio Web http://www.gambini.com.py y hacerte fan en Facebook accediendo a http:// http://www.facebook.com/pages/Gambini-Paraguay/403462443032220?fref=ts.
Sin dudas, una nueva estrella en el firmamento gastronómico de Paraguay ha nacido, con identidad propia y el camino claro al sueño que invita a compartir con quienes lo visiten.

 


STAFF | ¿QUIENES SOMOS? | CONTACTENOS
Bienvenidos al portal del vino en Paraguay. Nuestro sitio es un espacio pensado para que los amantes del vino se enteren de lo que ocurre en este ámbito en nuestro país. Los artículos aparecidos en otros medios replicados aquí o con fuentes indicadas o firmados por sus autores, así como los comunicados de prensa y notas de opinión firmadas, no necesariamente reflejan la postura del editor. Dichos materiales son publicados bajo la exclusiva responsabilidad de quienes los generan. El contenido editorial de este sitio de ningún modo está destinado a promover el consumo directo de alcohol. Su objetivo es informar a sus lectores acerca de la actualidad del mundo del vino. El abuso de alcohol es peligroso para la salud. Consumir con moderación.